Mucho más que un Viaje Educativo

Motivación y convivencia en el Aula de Naturaleza El Cantalar

Si hay algo que destaca el profesorado que nos visita por encima de todo lo demás, es la convivencia positiva que se lleva de las experiencias vividas. Y da igual el programa, sea de inmersión lingüística, de educación ambiental, aventura o fin de curso, las relaciones entre el alumnado y entre profesorado y alumnado se ven beneficiadas. Claro, ¡hay un antes y después de ver a tu profe o a tu maestra en pijama!

 

Y esta convivencia en el aula no termina al volver al Centro Educativo, sino que se ve reflejada positivamente en el día a día de clase: las relaciones son más estrechas, la comunicación más fluida y el entendimiento personal más cercano.

 

En muchos casos, los viajes escolares se quedan limitados al tradicional “viaje fin de curso”, una celebración del buen término del año escolar pero, si sólo podemos hacer un viaje durante el curso, ¿Por qué no realizarlo para que repercuta positivamente durante todo el año?

 

Investigando el Río GuadalquivirAunque pueda resultar difícil organizar un viaje al principio de curso, a veces con una clase de alumnos y alumnas que no conocemos bien, ¿qué mejor forma de conocerles y motivarles que llevándoles de viaje durante unos días para compartir experiencias únicas?

 

El otoño, contrario a lo que muchos piensan, es una época estupenda para visitar la Sierra de Cazorla, con pocas lluvias y temperaturas suaves. Cuando las hojas de los árboles caducifolios empiezan a cambiar de color, el valle del Guadalquivir se llena de ocres y amarillos que contrastan con el verde uniforme del encinar y del pinar. Y empiezan a aparecer las setas, en su multitud de formas, salpicando el suelo del bosque entre la hojarasca. Escuchamos la berrea de los ciervos, y la ronca de los gamos, y observamos como las ardillas corretean por el suelo, en busca de nueces y otros tesoros comestibles que deban recoger antes de que llegue el frío del  invierno.

 

Velada nocturnaEn nuestra experiencia a lo largo de estos casi 20 años, observamos también una diferencia en las expectativas del alumnado que participa en nuestros programas educativos de otoño, más motivado para aprender y disfrutar de otras actividades más educativas que lúdicas.

 

¿Qué mejor manera de empezar un nuevo curso?

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies